Punto Letra, el dulce sueño de Valeria Erlich

Valeria Erlich (29) es la creadora de Punto Letra, una empresa de catering y pastelería especializada en el desarrollo de propuestas originales para eventos. Hace seis años, este proyecto era tan solo una idea, a la que se sumó su pareja, Alan Goldfarb (29) cuando ella decidió ponerla en marcha. Después de una plena dedicación y gracias al “boca en boca”, hoy se puede decir que se trata de una marca posicionada, con un local ubicado en Palermo, y con productos para endulzar todo tipo de eventos. ¿Querés ver cómo lo lograron? Acá va la entrevista.

– ¿Cómo surgió la idea y qué te motivó para llevarla a cabo?

El emprendimiento surgió en 2009 decidí dejar mi empleo en relación de dependencia en una empresa de catering, con el objetivo de poder generar mi propio proyecto con mi impronta y estilo. La idea era poder crear un servicio de catering moderno, de diseño y con pastelería de primer nivel a un costo accesible. Así surgió Punto Letra, empresa de catering y pastelería para eventos. Cinco años después en el 2014, decidí abrir el primer local exclusivo de la marca, donde puedo ofrecer un contacto más directo con los productos, y brindar opciones de desayuno, almuerzo y merienda.

– ¿Fue un proyecto individual o en equipo?

Comenzó como un sueño individual, pero cuando Punto Letra comenzó a funcionar y tuve mi primer evento, se sumó mi pareja Alan Goldfarb, quien me acompañó desde el primer momento.  Es muy complicado comenzar un proyecto solo, siempre se necesita un equipo y entorno que acompañen, y colaboren para que todo comience a girar.

– ¿Cuánto tiempo llevó ponerlo en marcha y qué necesitaste para hacerlo? 

Realmente no llevó mucho tiempo poner a Punto Letra en marcha. Al crear la marca, realizamos el primer evento y, de a poco y con ayuda del boca en boca, fue creciendo año a año. Para el primer evento sólo necesitamos materia prima para elaborar los productos, utensilios y vajilla de presentación.

– ¿Cuáles fueron los primeros obstáculos?

El principal obstáculo fue el miedo de encarar un proyecto independiente y lanzarse al mercado sin mucha infraestructura por detrás. Pero, con el tiempo, esto se superó gracias a la confianza de los clientes y al ver que los productos se posicionaban. Así el negocio iba tomando forma. Otro obstáculo fue la falta de un espacio propio, lo cual nos creó la necesidad de planificar mucho mejor la producción, ser muy prolijos y ordenados; y que pudimos superar al abrir el local. Actualmente Punto Letra cuenta con una cocina amplia de producción, y con proyectos para ampliarla en breve.

– ¿Hubo otro proyecto que no funcionó antes?

No, no hubo otro proyecto anterior. Desde que se creó Punto Letra, nos especializamos en la oferta de catering y pastelería.

– ¿Qué le aconsejarías a alguien que todavía no se animó a independizarse?

Es difícil dar consejos, pero creemos que lo más importante es adquirir seguridad y autoconfianza, saber que en adelante todo dependerá de uno. Los sacrificios, tal vez sean mayores al empleo en relación de dependencia, pero la recompensa y la sensación de poder vivir de un emprendimiento propio, supera esto ampliamente. Un ejercicio que a nosotros nos resultó, fue responder a la siguiente pregunta: “¿si te dicen que no te va a ir bien, lo harías igual?”, ahí nosotros no dudamos, siempre optamos por intentarlo. Sentimos que peor que el emprendimiento no funcione, es quedarse con la sensación de no haberlo intentado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s