Guía viajera: conocé Amsterdam en 2 días

Si vas a viajar por Europa y elegiste pasar dos o tres días en Amsterdam porque te parece una parada infaltable para tu travesía, significa que tomaste una buena decisión. Esta ciudad, también llamada la Venecia del norte por la cantidad de canales que tiene, es exótica, tranquila, antigua pero sobre todas las cosas, bizarra. En ella conviven en una misma calle el olor a marihuana, residencias familiares, la prostitución y el turismo.

DSC_1390
Amsterdam, en su máximo esplendor.

separador-puntos-azul

¿QUÉ PODÉS HACER EN AMSTERDAM?

Siempre con mapa en mano y lapicera para marcar los lugares, seguí este itinerario día a día para no perderte de nada.

celeste

 Día 1: Caminata de Norte a Sur

Como punto de partida, recomiendo comenzar por Plaza Dam, el corazón de Ámsterdam ubicado en el Casco Antiguo de la ciudad. Ahí no sólo vas a ver el Monumento Nacional que fue inaugurado en conmemoración a los fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial sino que también vas a encontrarte con dos edificios emblemáticos: por un lado, el Nieuwe Kerk (Iglesia Nueva, que de nueva no tiene nada porque se construyó hace 600 años) y por el otro, el Koninklijk Paleis (Palacio Real), uno de los tres palacios que todavía utiliza la Familia Real y que podés recorrer por dentro.

Ya que estás por ahí, conocé alguno de los dos centros comerciales más importantes: el de Bijenkorf, y, detrás del Palacio Real, el Magna Plaza, un edificio declarado monumento que funciona en la antigua Oficina de Correos y que de noche se ilumina al estilo navideño. Además, por esa zona se encuentra Kalverstraat, la calle más comercial de toda la ciudad que se extiende desde la Plaza Adam hasta la plaza Muntplein, tiene alrededor de un kilómetro de largo y es peatonal. ¡No podés dejar de caminar por ella!

DSC_1329
Magna Plaza de noche.

Recorré Kalverstraat hacia el sur y llegá a Begijnhof (“el noviciado”): especie de barrio cerrado que hace 700 años hospedaba a las beguinas, una hermandad femenina religiosa que cuidaba a los enfermos y educaba a los más pobres. En este mismo lugar se encuentra una de las casas más antiguas de la ciudad: es la número 34 y fue construida en 1465, súper reconocible por su fachada de madera. ¿Sabías que en Amsterdam sólo hay dos porque se prohibieron por temor a los incendios?

DSC_1446
El silencioso patio de Begijnhof.

Cerca del noviciado, entre el Canal Singel y la calle Rokin, se encuentra la Plaza Spui. Si te gusta leer, no podés dejar de conocerla porque además de estar repleta de librerías (entre ellas la Selexzyz-Scheltema, la más grande de Ámsterdam), también tiene un mercado callejero de libros nuevos y de segunda mano que se instala todos los viernes (y los domingos, un mercado de arte). Antes de irte, no dejes de ver la estatua Het Lieverdje, que representa a la juventud de la ciudad.

Al borde del canal Sigel, entre Koningsplein y Muntplein se encuentra Bloemenmarkt, el mercado de las flores en el que vas a poder comprar el recuerdo más típico de de la ciudad: bulbos de tulipán. Además, en este mercado flotante hay todo tipo de flores, semillas y artículos de jardinería. Está abierto de lunes a sábado de 9.00 a 17.00 horas y los domingos de 11.00 a 17.30 hs.

Más al sur de la ciudad, en Museumplein (la plaza de los museos) sacale una foto al Rijksmuseum, el museo nacional que es obra del mismo arquitecto que diseñó la Estación Central. Después de una renovación que duró 9 años, presenta 7 millones de obras sobre la historia del país desde el año 1100 hasta nuestros días. Además, a metros del museo se encuentra el letrero gigante I AMSTERDAM,  ¡aprovechá y pedí que se fotografíen subido a alguna de sus letras!

CDSC_001 (19)
El Rijksmuseum con el letrero gigante “I amsterdam” delante.

Si te gusta mucho la pintura, podés visitar dos museos más (también pagos): el Stedelijk, Museo Nacional de Arte Moderno que exhibe obras de los pintores holandeses Karel Appel y Piet Mondriaan y los pintores franceses Monet, Cezanne, Matisse, Chagall y Renoir;y el Vicent Van Gogh, que exhibe más de 200 obras originales del pintor holandés (¿sabías que en vida sólo vendió un cuadro?).

Si no te interesa la pintura, por la zona está Vondelpark que, con 470.000 metros cuadrados, es el parque más grande de Holanda y fue declarado Monumento Nacional. Quizá tengas suerte y te encuentres con un concierto o con una obra de teatro gratuita al aire libre.

Terminá el recorrido dándole la bienvenida a la noche en la plaza Leidseplein. Ahí no sólo vas a encontrar bares, restaurantes, coffeeshops, cines, boliches sino también, un tablero gigante de ajedrez (en la calle Max Euweplein), el Casino de Holanda; y el Teatro Municipal Stadsschouwburg: además de ser el más antiguo de la ciudad y presentar obras del prestigioso dramaturgo ruso Chéjov, tiene un balcón con una gran vista de la plaza.

CDSC_001 (17)
Es común encontrarse con músicos por la zona.

celeste

Día 2: Mix de barrios

Comenzá el día en el barrio Jordaan, la zona bohemia de los parques y jardines en la que alguna vez vivió el pintor holandés Rembrandt. Acá no te podés perder La Casa de Ana Frank, el edificio donde ella y su familia vivieron por dos años refugiándose de los nazis. Recomiendo recorrerlo despacio, prestando atención y con tiempo para no perderte ningún detalle; cada pared contiene distintas frases del diario de Ana que llegan al alma y sería una lástima pasarlas por alto. Además, a lo último del recorrido vas a poder ver el diario original de esta joven judía alemana; es realmente imperdible. Cuando salgas del museo, te vas encontrar con una serie de atracciones por la zona:

● La Westerkerk (Iglesia del Oeste) es la mayor iglesia protestante de Holanda. Se encuentra muy cerca del museo de Ana Frank, de hecho, ella misma la menciona en su diario. Podés recorrerla por dentro de forma gratuita, pero si querés subir a la torre vas a tener que pagar.

● El Noordermarkt, un mercado que se instala los lunes y sábados, ofreciendo antigüedades y objetos vintage.

● De Negen Straatjes (Las nueve calles), una de las zonas comerciales más pintorescas, ubicada entre las calles Leidsestraat y Raadhuisstraat. Se trata de nueve calles transversales llenas de negocios de ropa, zapatos y recuerdos.

CDSC_001 (15)
Hotel en el barrio de Jordaan.

Resulta infaltable que conozcas Chinatown, el barrio repleto de negocios, restaurantes, supermercados y hasta locales donde ofrecen masajes orientales. La calle principal para recorrerlo es Zeedijk, en ella vas a encontrar su atractivo más importante: el templo budista He Hua, el más grande de Europa; tiene un centro de meditación, una biblioteca y sus tejados están decorados con las figuras de los animales del zodiaco chino como el dragón, que según se dice, protege el recinto del templo. Este edificio sólo se puede visitar por dentro durante las fiestas budistas, los domingos y el primer y quinto día del calendario chino. Además, en este barrio se festeja el Año Nuevo Chino entre los meses de enero y febrero. Si estás en esa época, ¡no te pierdas esta celebración llena de colores, música y cultura!

El templo budista He Hua.

Caminá por Zeedijk hacia el sur y terminá en la plaza de Nieuwmarkt, ubicada en el centro histórico de Amsterdam. Allí vas a ver un edificio de 1488 llamado De Waag, una de las pruebas de la antigua muralla medieval que rodeaba la ciudad y que fue su puerta de entrada; hoy es un romántico bar-restaurante. En los alrededores se encuentra el mercado callejero Nieuwmarkt que funciona de lunes a sábado de 9 a 18hs. Y, como se ubica cerca, podés conocer la casa más estrecha del mundo en Oude Hoogstraat 22, entre Dam y Kloveniersbugwal. ¡Mide sólo dos metros de ancho y seis de profundidad!

DSC_1403
Nieuwmarkt. En Chinatown los letreros de las calles están en chino.

Todavía más hacia el sur te vas a chocar con el Barrio Judío, que comienza en la calle Jodenbreestraat. ¿Qué ofrece este lugar?

● Si te gusta el arte: visitá la Rembrandthuis, Casa de Rembrandt, donde vivió el artista y el lugar donde instaló su taller y formó a sus alumnos. El museo queda en la calle Jodenbreestraat 4, exhibe una importante colección de su obra y abre todos los días entre las 10 y las 17hs.

● Si te gusta la historia: entrá al Joods Historisch Museum (Museo Histórico Judío) para saber con mayor profundidad la historia del Holocausto. También podés conocer la Sinagoga Portuguesa-Israelí, una de las cinco que quedaron luego de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

● Si te gustan las compras y pasear: a metros del Museo de Rembrandt, se encuentra el Waterlooplein Market, un mercado exótico en el que vas a encontrar ropa vintage, artesanías, discos viejos, fotos antiguas, entre otras cosas (está abierto todos los días menos los domingos). Y pasá por Hortus Botanicus, uno de los jardines botánicos más antiguos de Europa.

En Reguliersbreestraat 26-34, cerca de Waterlooplein está el Tuschinski, uno de los cines más imponentes del mundo. No hace falta que la excusa para ir sea una película; con solo mirar la fachada te vas a quedar asombrado y va a haber valido la pena el desvío.

Cuando se vaya haciendo de noche y empiecen a iluminarse los canales, aprovechá para acercarte al “Puente de los quince puentes”, ubicado en la esquina de las calles Reguliersgrach y Herengracht. Desde ese puente vas a tener la vista de catorce más. Eso sí, para que funcione asegurate de estar parado del lado de los números impares y que queden detrás tuyo la plaza Thorbeckeplein y Rembrandtplein.

CDSC_001 (6)
Calle típica en Amsterdam.

Y para comenzar la noche, detrás de la calle Zeedijk, para el otro lado del barrio chino, tenés una visita obligatoria en el Barrio Rojo (o Red Light Distrit, en inglés), nombre que proviene del color de las luces que abundan en la zona en la que trabajan las prostitutas de Amsterdam. ¿En qué consiste? Cuando comienza a oscurecer, en cada calle angosta van apareciendo las figuras de mujeres semidesnudas que se exhiben detrás de vidrieras iluminadas con luz roja, invitando con la mirada a los curiosos que se asomen a verlas. Eso sí, tené en cuenta que es considerado una falta de respeto sacarles una foto, así que ni lo intentes si no querés arriesgarte a pasar un mal momento. En este barrio también vas a ver sex shops con una gran variedad de objetos inimaginables, videos, fotos pronográficas y juguetes; con clubs de strippers, bares y coffee shops. Sin dudarlo, el Barrio Rojo merece ser recorrido, sobre todo de noche.

CDSC_001 (10)
Graffitis en el Barrio Rojo.

Por más irónico que parezca, en pleno corazón del Barrio Rojo, se encuentra una iglesia centenaria llamada Oudekerk: construida en 1302, es el edificio más antiguo de la ciudad. Y, a unas cuadras, vas a poder ver el Bethaniënklooster, un convento de 1462 cuya función original era hospedar a aquellas mujeres de mala reputación que quisieran arrepentirse de sus pecados.

celeste

Día 3: Lo que quedó y de todo un poco

Si tenés la suerte de quedarte un día más en Amsterdam, aprovechá para recorrer lo que te faltó y, además, dar un paseo gratis por los canales con el ferry Buikersloterwegveer (línea verde) que parte desde atrás de la Central Station (la principal estación de trenes de Amsterdam). El paseo dura cinco minutos y atraviesa el canal IJ, que separa el centro del norte de la ciudad. El ferry sale de la plataforma 7 cada 7 minutos y medio entre las 6:30 de la mañana y las 21hs; y cada 15 minutos el resto de la noche. No va a ser una experiencia muy asombrosa pero vas a poder conocer las zonas menos turísticas de la ciudad.

Uno de los canales que tiene Amsterdam.

Cerca de la Estación Central, en Oosterdokskade 143, se encuentra la Centrale Bibliotheek (biblioteca central), la más imponente de Amsterdam,  donde podés subir hasta la cafetería para sacar una foto panorámica de la ciudad.

No te pierdas la oportunidad de conocer alguno de los ocho molinos de Amsterdam: construcciones tradicionales y reconocidas como emblemas de Holanda. Cerca de la ciudad, en Funenkade 5, se encuentra De Gooyer, un molino de granos construido en 1814, en el que también funciona un taller de cerveza, un cafe y pub. Sólo lo vas a poder ver por fuera; el único que podés recorrer por dentro es el molino de viento Molen van Sloten que funciona desde 1847 y se encuentra en Akersluis 10, mucho más lejos del centro.

Página
Molino De Gooyer.

Cerca de De Gooyer está el Oosterpark, un gran parque en el que se organizan festivales durante todo el verano y en el que se encuentra  un speakers’ corner permanente llamado Spreeksteen, un sector donde la gente puede hablar sobre el tema que quiera todos los sábados desde las 13:30hs. A unos metros se encuentra Dappermarkt, un mercado callejero multicultural.

CDSC_001 (27)
Dappermarkt.

separador-puntos-azul

TRANSPORTE

Si bien existen varias opciones para movilizarse en esta ciudad tan particular, como lo son el tranvía, autobús, taxis o metro, la mayoría de los residentes prefieren ir de un lugar a otro en bicicleta (¡en total hay más de 600.000!). Cuando camines por las calles, prestá muchísima atención porque el tránsito de bicis es una locura aunque tengan carriles y semáforos diferenciales para evitar accidentes.

CDSC_001 (13)
Una esquina en la calle Wijdesteeg, donde descansan un sinfín de bicicletas.
CDSC_001 (4)
Hay de todos los estilos.

Yo recomiendo que si vas por dos o tres días, hagas todos los trayectos caminando o en bicicleta para detenerte y disfrutar de cada pasaje, canal o vista. Es una ciudad bastante pequeña y podés hacer el tour de forma relajada, sin apurarte o correr por la falta de tiempo. Si te perdés recorriéndola, no te precoupes porque es normal: sus calles son circulares y es prácticamente imposible entender y recordar en tres días los nombres de cada una.

separador-puntos-azulCOMIDA

La comida típica de Amsterdam es el queso y, por suerte, ¡existen muchos negocios y ferias donde te ofrecen degustarlo, sólo es cuestión de recorrer y encontrarlos! Otra comida típica es el pescado marinaro en bocadillo que se come en la calle; la sopa de guizantes stampo, la salchicha y como postre, la manzana.

Amsterdam está repleta de restaurantes y bares. No todos son baratos así que si no querés gastar demasiado, yo recomiendo Wok and Walk: los vas a encontrar en todos lados y por muy pocos euros, vas a llevarte al estómago una abundante y rica porción de comida china con condimentos a elección. De postre siempre vas a encontrar bares y tiendas donde vendan wafles, donas y cosas dulces (ni se te ocurre irte de la ciudad sin probar uno).

Si querés gastar todavía menos dinero, tenés la opción de comprar comida hecha y barata en el supermercado que queda al lado del centro comercial Magna Plaza. Venden frutas en packs, que son muy buenas para cortar con el hambre durante el día en las caminatas y no tener que regresar al hostel o detenerte a comer en ningún lado.

DSC_1350
Variedad de comidas: desde puré de acelga o brócoli hasta salchicha o albóndigas.

separador-puntos-azul

NOCHE

Cuando fui a Amsterdam no salí demasiado de noche, pero se dice que los mejores días para salir son de jueves a sábado.

Si querés fiesta, recorré la zona de la Plaza Dam porque está llena de bares y boliches, que por lo general abren de 22 a 4 de la mañana.

Si querés sólo ir a tomar algo, andá a plaza Rembrandt, Spuistraat, Nieuwmarkt o al Barrio Rojo donde hay una gran varierdad de coffee shops para tomarte algo tranquilo.

Los Coffee Shops: son “bares” en donde venden marihuana para consumir ahí mismo o para llevar. Hay gran variedad de opciones, cada una con su precio, efecto y cantidad.  Por lo general es raro encontrar un Coffee que te ofrezca alcohol o algo para comer, y lo más probable es que en casi ninguno se pueda fumar cigarrillos dentro. Además, en estos lugares, como es de imaginar, los menores no tienen permitida la entrada, sólo se puede comprar hasta 5 gramos de marihuana y las drogas como la cocaína o la heroína están prohibidas, tanto adentro como afuera de los Coffee Shops.

DSC_1317
Coffee Shop Rockland.

 

separador_zps034f6b50

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s